Cómo y cuándo dar una clase de prueba como profesor online

Eres profesor online o estás pensando en serlo y quieres dar una clase de prueba para vender tus clases en línea.

Sin embargo, no sabes si esta práctica es realmente efectiva, si deberías hacerla gratis o de pago, cómo impartir la clase de prueba con alumnos potenciales o, incluso, cuándo deberías ofrecerla.

En este artículo quiero contarte por qué una clase de prueba sí puede ayudarte a conseguir alumnos, cuándo ofrecerla y cómo impartirla para lograr que un alumno potencial se convierta en alumno de pago.

¿Empezamos? 🙂

Cuándo dar una clase de prueba

Este apartado podrá parecerte inútil: “Pues, Sara, siempre es buen momento para dar una clase de prueba”.

Déjame decirte que no, no siempre el alumno está preparado para tomar una clase de prueba.

El alumno pasa por diferentes fases antes de querer una clase de prueba o, incluso, de plantearse que quiere tomar clases de pago.

Si el alumno no tiene claro que quiere tomar clases de pago, generalmente, tampoco va a tomar una clase de prueba, aunque esta sea gratuita.

La razón es muy sencilla.

Él ya sabe que la clase de prueba es la antesala de la venta de nuestras clases de pago así que no quiere perder su tiempo ni hacerte perder el tuyo.

Las fases del alumno

Cuando una persona se plantea aprender un idioma, lo primero que hace es buscar contenidos en internet.

Esta es la fase de búsqueda y descubrimiento.

En esta fase el alumno potencial se topará contigo gracias a tus contenidos en redes sociales, blog, YouTube, etc.

Tus contenidos te ayudarán a posicionarte como un profesor al que acudir para aprender, es decir, obtendrás visibilidad.

Además, generarás confianza en el alumno porque tendrá una guía de cómo enseñas y de cómo aprenderá contigo.

Cuando el alumno decida que quiere tomar clases de pago, entrará en fase de comparación.

En esta fase el alumno comparará precios y servicios, pero también te mirará con lupa.

Estará ojeando todos tus contenidos para asegurarse de que eres la persona que busca.

En este momento ya podríamos ofrecer una clase de prueba al alumno potencial, pero ten en cuenta que el alumno aún no está muy seguro de a quién elegirá y sus ganas de invertir en formación aún son inestables.

En esta fase, aunque puedes ofrecerle una clase de prueba, lo ideal es ofrecerle más contenido gratuito para aumentar su confianza en ti.

Después entrará en fase de decisión.

Este es el momento perfecto para ofrecerle una clase de prueba.

Ya sabe que quiere invertir, le hemos ayudado con nuestros recursos gratuitos así que si toma la clase de prueba lo más probable es que acabe comprando.

Porque ya nos conoce y siente cierta confianza. Tan solo debe conocernos en persona y asegurarse de que, efectivamente, las clases de pago estarán a la altura de sus expectativas.

La última fase es la fase de compra, donde se convertirá en alumno de pago.

Qué es y ventajas

Una clase de prueba es una sesión con un potencial alumno en la que le mostramos cómo podemos ayudarle, nuestra metodología y en la que vendemos nuestras clases de pago.

Podríamos decir que la clase de prueba es una sesión de venta en el mundo educativo.

Las ventajas de ofrecer una como profesores online o presenciales son muchísimas.

Cuando estamos ofreciendo clases online en tiempo real, es importante conocer al alumno antes de empezar a trabajar con él, sobre todo en las clases privadas.

La clase de prueba nos ayudará a saber más sobre su nivel, su motivación, su personalidad, etc.

Incluso, te da la oportunidad de saber si es el tipo de alumno que buscas y, en caso contrario, poder reclinar trabajar con él.

Dudo que al principio quieras hacer esto, pero nunca se sabe.

La clase de prueba también es una manera de generar confianza en el alumno y de mostrarle cómo es aprender con nosotros.

Podemos enseñarle de primera mano nuestra metodología y los recursos que usamos en las clases.

Yo he usado las clases de prueba tanto para las clases en línea como para las clases presenciales.

 

cómo dar una clase de prueba

Cómo dar la clase de prueba

La organización de la clase de prueba tiene cuatro aspectos importantes que tener en cuenta:

 

  • Gratuidad
  • Objetivo
  • Duración
  • Estructura

 

Yo apuesto por las clases de prueba gratuitas.

Podrías pedir una pequeña cantidad de dinero (un euro o similar), pero de esta forma estarías disuadiendo a potenciales alumnos y lo que buscamos es todo lo contrario.

Nunca puedes olvidar que el objetivo es VENDER tus clases.

Por lo tanto, tu objetivo es conseguir que un alumno potencial se convierta en alumno de pago.  

En cuanto a la duración, lo óptimo es que esta clase sea de entre 30 y 45 minutos.

Es posible que se alargue un poco más, siempre surgen dudas, preguntas, etc.

Así que asegúrate de bloquear en tu calendario una hora completa para poder atender al alumno sin prisa.

A continuación, vamos a ver con más detalle su estructura.

La estructura de la clase de prueba

Esta estructura no es inamovible.

Como profesor, puedes ir probando diferentes estructuras hasta dar con aquella con la que más cómo te sientas y que mejor te funcione para la venta de tus clases.

Como resumen, la estructura de la clase de prueba sería la siguiente:

  • Introducción
  • Contextualización
  • Clase
  • Venta
  • Despedida

Introducción

Empezamos con una pequeña introducción.

Es la primera vez que conoces al alumno así que asegúrate de hacerlo sentir cómodo.

Salúdalo, preséntate y pídele que se presente. A mí en esta parte también me gusta preguntarle cómo me ha conocido.

Contextualización

A continuación, lo ideal es explicarle al alumno qué vamos a hacer en esta clase de prueba de forma sencilla para que sepa cómo va a desarrollarse.

Así lo ponemos en contexto y no va a ciegas.  

Después, entramos en materia.

Clase de prueba

Me gusta utilizar una prueba multinivel comunicativa. Nada de rellena huecos o test de nivel similares.

El objetivo es mostrarle mi método, mis materiales y mis recursos como profesora online.

Al igual que conocer de primera mano en qué fase de aprendizaje se encuentra.

La idea es hacer esta prueba multinivel como una clase normal a la vez que obtienes toda la información que necesitas sobre el alumno.

Tengo un pdf con las preguntas que debe contestar, lo uso a modo de guía.

También utilizo la pizarra virtual para ayudarle a la comunicación, sobre todo en los alumnos con un nivel más bajo.

Para terminar con la clase, hago entre dos y tres preguntas de cierre antes de pasar a la presentación de las clases de pago.

Venta de las clases de pago

Una vez terminada la clase, empiezo la venta de mis clases o curso.

Me tomo el tiempo necesario para explicarlo todo con detenimiento y adelantarme a posibles objeciones.

En este punto, me gusta escuchar al alumno.

Por eso, le dejo tiempo para que me de feedback y me haga todas las preguntas que tenga (tanto de la clase como de la venta).

Despedida

Para terminar, nos despedimos y le informo de que recibirá un email con toda la información sobre las clases.

También le digo que si le surge cualquier duda, puede escribirme sin problema.

Ese mismo día, me gusta enviar un email con el resumen de lo visto en la clase de prueba y un pdf descargable.

 

¿Y tú, te has enfrentado ya a una clase de prueba? Me encantará leerte en comentarios 🙂