programar una clase online

Los 7 pasos imprescindibles para programar una clase online

Aunque todavía haya una creencia generalizada de que enseñar online es la parte “low cost” de la enseñanza presencial, la realidad es que detrás de las clases online se esconde mucho más. La clase online requiere de una programación por parte del profesor, al igual que ocurre en las clases presenciales e incluso de creación de material porque aún no hay suficiente material que podamos usar, pero de esto ya os hablaré otro día.
Pero, ¿cómo programar una clase online? ¿qué recursos usar? ¿cómo usarlos? En este post voy a centrarme en la primera parte: cómo programar una clase online en 7 pasos. Cuatro de ellos están centrados en la didáctica y los otros tres en los aspectos tecnológicos que debemos tener en cuenta.
No me enrollo más y voy al grano:

¿Cómo programar una clase online? Los aspectos didácticos

Vamos a ponernos en situación. Ya tienes tu alumno, sabes por qué estudia español y ahora debes preparar las clases que tendrás con él. Seguramente será en este punto donde te preguntes cómo programar la clase online.  Los cuatro pasos son:

Creación o búsqueda de material.

Muchas veces los profes online nos encontramos con que no hay material listo para usar en nuestras clases online y somos nosotros los que tenemos que crearlo. Otras veces podemos adaptar los buenísimos materiales que hay en la web para nuestras clases online. Todo dependerá de nivel, objetivos, etc.

La cuestión es que crees o busques material según el nivel y los objetivos de tu alumno para llevarlo al terreno online y que el resultado se igual de bueno o mejor que las clases presenciales.

Segundo paso para programar una clase online: la adaptación del material

Lo ideal es que todo ese material que has creado o que has buscado esté diseñado para usarlo de forma digital. Es decir, que sean contenidos interactivos en los que tú y tu alumno podáis escribir, resaltar elementos, etc.

¿Por qué es esto importante? Porque será el material de apoyo visual que usarás con tu alumno a modo de libro.

Secuenciación de la clase: tercer paso de la programación

Este paso es súper importante. Aquí debes definir qué vas a hacer con tu alumno en cada momento de la clase. Este paso es igual que la programación de una clase presencial, así que no tienes que pensar mucho más. De todas formas, te pongo un ejemplo práctico:

Tu clase dura una hora, así que decides que en la primera media hora vais a practicar la expresión oral con el ejercicio X y la segunda media hora vas a dividirla en dos: un cuarto de hora para la comprensión oral con el ejercicio Y y el último cuarto de hora para dudas y preguntas de gramática, vocabulario, etc.

Según mi experiencia, en las clases online es más común que lo que has programado no se cumpla del todo. Y te voy a explicar el por qué con mi caso real:

Mis alumnos suelen tener bastante confianza conmigo y a veces empezamos a hablar sobre temas que a ellos les interesa y están súper motivados. A veces, he llegado incluso a no poder hacer absolutamente nada de lo que tenía programado porque la clase ha sido totalmente improvisada. Y te voy a decir una cosa, la cara de emoción de los alumnos hablando sobre lo que les motiva y gusta es una pasada.

Así que no te agobies o pienses que eres un mal profe si la clase que con tanto esmero habías programado no se puede realizar, ya la tienes preparada para la siguiente clase 😉

[ctt title=”Los 7 pasos imprescindibles para programar una clase online” tweet=”Los 7 pasos imprescindibles para programar una clase online” coverup=”1n59c”]

El plan B por si algo falla

En el mundo online hay que estar preparado para cualquier cosa que pueda pasar. Entre ellas que un archivo no te abra, que tu ordenador se quede “pensando” y no puedas compartir todos o parte de los documentos que tenías preparados, etc.

Por esta razón, yo siempre tengo un plan B para utilizar en clase si el plan A falla. Este plan B, por lo general, suele estar centrado mucho en la interacción oral para no necesitar de otras herramientas.

Aspectos tecnológicos de preparar una clase online

Internet es nuestra herramienta de trabajo, es el medio por el que desarrollamos lo que nos apasiona: la enseñanza. Por eso, es importante tener bajo control el o los programas de videoconferencia que usamos, los programas con los que abrimos los archivos y, por supuesto, nuestra conexión a internet.

Aquí te cuento lo que yo hago para controlar este aspecto y evitar sorpresas, que a veces son inesperadas y absolutamente impredecibles.

Preparación del material

Unos 15 o 20 minutos antes de la clase abro todos los archivos o ventanas que voy a necesitar para impartir mi clase. Además, compruebo que no tengo problemas cuando comparto pantalla con mi alumno, en el caso de que esté usando Skype.

Comprobación de la conexión

Yo creo que esto es lo más importante. Comprobar tu conexión a internet antes de empezar la clase. Si detectas que tienes una mala conexión antes, quizá tengas tiempo de poder solucionarlo, pero si lo haces cuando ya estás “en el aire” entonces ya no hay remedio.

Comprobación de cámara y micro

Puede parecerte obvio, pero es importante que antes de cada clase hagas estas revisiones para evitarte disgustos antes de empezar la clase.

Ahora ya no suelen ocurrir tan a menudo este tipo de problemas, pero recuerdo cuando empecé a dar las clases online que de vez en cuando me ocurría que la cámara no funcionaba, que mi alumno no me oía, que la imagen se cortaba…

 

¿Añadirías algo más? ¿Tienes alguna experiencia con algunos de los aspectos que comento en el post? Anímate y déjame tu comentario 🙂

Imagen: freepik.com

You may also like